Los Desvanes: Catálogos
16 marzo 2006  

Catálogos



Qué duda cabe. Hay muchas cosas que nos entretienen, y algunas un poco raras o, al menos, difíciles de confesar. Una de esas cosas son los catálogos, normalmente de productos afines a nuestros gustos. Mi problema es que me gustan casi todos, y no porque compre muchas cosas. Me gustan los de cachivaches electrónicos (que vienen con cierta frecuencia en los periódicos), los de electrodomésticos, los de las inmobiliarias, lo de los muebles, lo de los regalos de reyes (éstos llevan a los recuerdos de la infancia, cuando los miraba para hacer la carta a los Reyes Magos)... Mención a parte merece el de Ikea. Qué deleite mobiliario, cuánta madera y plástico juntos ¡y esos colorines! Magnífico, muy entretenido.

Desde una perspectiva más seria, me gustan mucho los catálogos de arte y de libros, pero ya no tienen ese carácter lúdico desenfadado.

¿Algún otro seguidor de los catálogos?

El otro día me lo pasé pipa viendo un catálogo de piscinas prefabricadas para chaletes.

Espero tu comentario




Visita El Catalejo





Comments:
En esto no puedo ayudarte. Los catálogos me deprimen, no sé si por la frustración que me da el no tener o porque el consumismo masivo me taladra y punto.
Una vez de pequeño fui con mi hermano a pedir cosas a los Reyes Magos. Mi hermano estuvo 20 minutos sentado en las rodillas de Gaspar. Creo que ese hecho insignificante marcó un devenir insufrible para con los catálogos.
Además, ¡te petan el buzón!
 
Yo siempre intento huir de los crematístico de los catálogos, pese a que es su esencia. Así de mal estoy de la azotea. Pero bueno, qué se le voy a hacer si me entretienen...
 
Bueno, ahora q me independizado los catálogos del Carrefour no vienen mal para pillar las ofertas. Los del Ikea me entretienen sólo q ahora me parece q voy a comprar poquitos muebles. De todas formas acepto q me compreis cualquier cosilla q aparezca para decorar mi habitación madrileña. A seguir con Irazazabal...
 
nada, nada, superafavor de los catálogos, sobre todo los de cosas que sabes que no te puedes permitir comprar, que deseas comprar y que estás absolutamente convencido de que no te servirán para nada.. me encanta
 
Desde que comparto mi vida con mi nuevo móvil de 700 y algo euros (léase 120.000 pelas) el catálogo del Mediamarkt me va a saber a poco. Ahora me siento capaz de cualquier cosa.
Sí a los catálogos. Sin duda. Aunque no hay nada más frustrante que un catálogo sin precios.
 
Totalmente de acuerdo. Cuando tienes el bolsillo un móvil que cuesta más de cien mil pelas, se pierde la perspectiva cataloguil. ¡Pero recuerda! no lo has pagado tú... No hay que olvidar estas cosas. En cuanto a lo de los catálogos sin precio, son deplorables. Una de las cosas más entretenidas es ver lo que cuesta y sacar conclusiones del tipo: cómo coño una colcha tan sumamente fea y con pinta de ser áspera, puede costar...
 
Otra de las cosas más entretenidas es hacer cálculos en un momento de infraaburrimiento en plan:
Vale, tengo un poder adquisitivo de 40 euros, ¿qué me compraría de este catálogo? Y uno, hablando íntimamente consigo mismo, con absoluta complicidad, como quien no quiere la cosa, va pasando las páginas y señalando entusiasmado con el dedo "esto sí porque es bonito", "esto no porque ya lo tengo", "uy, ¡qué caro!, esto ni de coña..."... y así hasta que algo(el ring ring del teléfono, por ejemplo) rompa la magia y consiga hacerte despertar de tu letargo consumista y ponga fin a la mediocridad del momento.

No lo he pagado yo, no, pero yo tengo el poder (lo que conlleva una gran responsabilidad). De momento estoy a salvo porque un catálogo de ikea hace meses que no llega a mis manos, pero puaf, temo mucho a que llegue este momento:
"Mi móvil cuesta 120.000 pelas, mmmmm... si lo vendo me podría comprar cuatro sofás, seis plantas, tres espejos, cinco lámparas, una cocina, cuatro alfombras, un exprimidor de ajos, dos juegos de cuchillos, tres literas y esa bañera blanca ovalada con patas plateadas con la que regalan un mosquitero (que es súperideal (?), por cierto)"
¿Seré capaz de ser fiel y no comerciar con mi nuevo retoño si un nuevo catálogo entra en mi vida?
 
Y, ¿qué me decis de los Catalogos de Juguetes?. El del Ikea mola, pero esas espadas laser que hay ahora, esos mega castillos de más de 30 m2 (Gracias Trujillo), esos coches de Iker Casillas, que yo me pregunto ¿eso Iker no juega al futbol, que coño hace promocionando un puto coche?. Pues eso, quien fuera niño o no tuviera ningún tipo de reproche social por comprar juguetes. Siempre me quedaran los sobrinos ... bueno ... un ratito.
 
Uf, el catálogo de Ikea es la publicación con mayor tirada del mundo (145 millones de ellos al año) y sólo por eso ya impone respeto. No os olvidéis además de que los catálogos son salida laboral para periodistas y no únicamente para futuros diseñadores-gafas de pasta-zapatillas Converse como yo.
 
Para catálogo surrealista, el último de Media Markt. Una señora tipo Florinda Chico, con vestido de flores, guantes de finalidad indeterminada y cascos para grabar un disco que, bajo el lema ¡Aparca el aspirador!, anuncia el mes de las tecno-mujeres. No comment.
 
Woops! esa es otra de las vertientes de entretenimiento de los catálogos: los topicazos que aparecen, las actitudes machistas, los supuestos modelos sociales (muy alejados de la realidad en gran parte de las ocasiones)... Es muy ilustrativo el fijarse en la ropa.

Pues eso, que los catálogos son divertidos y hasta fuente de polémica.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home


This page is powered by Blogger. Isn't yours?











  • Total, ¿pa qué?



    Logo CCFVLS Movimiento en apoyo del idioma español en Internet


    Yo quería un loro...



  • El tiempo en Madrid - Predicción a 7 días y condiciones actuales.