Los Desvanes: Esquinas musicales
15 marzo 2006  

Esquinas musicales

Cada día hay que madrugar, salir al frío de la calle, coger el metro, el autobús, sufrir los apretones y atascos... vamos, un asco. Con ese panorama habrá muchos que querrían optar por no levantarse -tendrán que esperar a que les toque la lotería- porque los perspectivas no son muy buenas. El truco es sencillo. Hay que buscar algo, una pequeña cosa, que nos lleve a ignorar las dificultades de empezar el nuevo día. Yo no es que tenga algo concreto, pero sí hay una cosa que cada mañana me anima. En la estación de metro de Avenida de América, cuando sales de la línea 6 y te diriges hacia el intercambiador de autobuses, siempre me encuentro con un músico en una esquina. No es simpre el mismo -a veces hay incluso dos- y parece mentira lo que anima el escuchar esos pocos acordes que de forma latismera (no puede ser de otra manera ya que están pidiendo para sobervivir) de un saxo, trompeta, guitarra u órgano. Creo que uno de los principales encantos es que no sabes qué vas a escuchar, aunque suele ser una canción animada, de esas de los años 60-70-80 que todos consideramos clásicos de la música. Simpre que puedo les echo una moneda (la economía anda chunga) y agradezco esos momentos.

A tenor de esto me permito señalar que sería bueno que algo parecido existiera en todas las estaciones importantes de metro. Una serie de músicos que estuviesen empelados por la EMT (lo mismo le mando una carta a Pedro Calvo) para animar las mañanas de los usuarios. Sería una manera de compensar las deficiencias del servicio y, sobre todo, de alegrar un poco las mañanas de la gente que vamos al trabajo o a clase.

Por extensión: ¿alguien recuerda los viejos quioscos de música? cerca de mi casa hay uno, en la plaza del mercado de mi zona. Es una pena que esté casi siempre vacío, y que su único uso sea el de los juegos de los niños por las tardes o el de lugar de pernoctaje de algunos indigentes. Hace un par de años hubo de forma excepcional un concierto muy animado, con una banda de música muy pintoresca. Se echa de menos un poco más de promoción musical del Ayuntamiento. Se echa mucho de menos la sensibilidad.

Espero tu comentario




Visita El Catalejo





Comments:
Yo no viví lo de los quioskos, pero sí que valoro la labor de los músicos de la calle. Escribí un poco sobre ellos hace unos meses: http://fetosdevaca.blogspot.com/2005/12/ecos-subterrneos-de-jamaica.html
 
Los músicos del intercambiador son también parte de mi banda sonora. Hay un rastafari con guitarra en el semisótano número 28 de la estación que es muy interesante, pero los del organillo y la lambada son terribles. Me gustaría que esos músicos compusieran cosas propias, o, más bien, que las interpretaran en su escenario, en su ghetto artístico-laboral.
Sí, la sensibilidad anda un poco devaluada desde que los homosexuales se apropiaron intelectualmente de ella.
 
¡Arriba el arte! ¡Viva la espontaneidad! Dejemos que la sensibilidad guíe nuestras vidas. Creo en el arte como efusión del espíritu, como sublimación del ser humano, como búsqueda de la armonía y la belleza en todas las facetas de la vida. Apostemos por todos los que luchan en esta batalla: por los alfareros, los músicos, los poetas, los payasos, los pintores y por todos aquellos que en sus profesiones y oficios buscan algo más. Por los que no se conforman con lo primario, pero saben cuándo decir "no la toques más, que así es la rosa". Busquemos el arte debajo de las piedras si hace falta. Nuestros párpados cansados, añorantes de la noche, vagan por pasillos subterráneos y son premiados con una voz furtiva que mendiga unas monedas a cambio de un momento irrepetible. A veces es en una esquina topmantera, otras transita en los vagones, pero siempre transmite la dignidad del que cambia sus tragedias personales por nuestro efímero disfrute.
 
Si querís presenciar una antológica versión de Hey Jude, estación de Oporto -por la tarde-
 
Yo soy de la misma opinión Pablo, hay días por la mañana que necesitas encontrar algo a primera hora que te alegre el día y te de ánimos.

Yo tengo una libreta chiquitita y un lápiz más pequeño aún que llevo siempre en el bolso, conmigo. Cuando que me ocurre algo divertido y original; algún acontecimiento que llame mi atención lo apunto en esa libreta.

Al final del día me siento tranquilamente en el metro y leo lo que he apuntado y más de una vez me sorprendo a mi misma con una sonrisa.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home


This page is powered by Blogger. Isn't yours?











  • Total, ¿pa qué?



    Logo CCFVLS Movimiento en apoyo del idioma español en Internet


    Yo quería un loro...



  • El tiempo en Madrid - Predicción a 7 días y condiciones actuales.